martes, 1 de febrero de 2011

Respuesta a testimonio de Ex-Seminarista Católico

De la publicación: LA LÁMPARA QUE ALUMBRÓ MIS PASOS.
De: por José Alfredo Lievano alfredolievano1807@yahoo.es


EXPONGO EN PRIMER LUGAR MI RESPUESTA.... ENSEGUIDA PUEDES LEER LA PUBLICACION DE JOSE ALFREDO LIEVANO.



El testimonio de José Alfredo deja mucho que decir y poco que sacarle de útil.
Se hace notar con claridad que todo cuanto plantea son sus conclusiones personales, deja constancia que no cruzó ni confrontó sus opiniones y conclusiones con nadie documentado, sino que sus amigos más frecuentes fueron: estudiar solo, pensar solo, cuestionar solo, concluir solo. Es sumamente subjetivo como persona al hacer públicos testimonios sin consultar con personas que conozcan de la materia anteriormente, y no de una sola tendencia sino escuchando enfoques diferentes.
El mismo reconoce que conoció  personas muy buenas y sacerdotes entregados radicalmente a Dios. Que extraño que no fue a dialogar con ellos, a escucharles, a aprender de ellos.
El ejemplo de varios sacerdotes le llevó al seminario. Le pasó lo que le ocurre a muchos y lo que me ocurrió a mi también, perdemos el amor primero, la razón primera y nos vamos volviendo rutinarios, gente de costumbres y horarios. Yo también pasé por momentos muy críticos donde llegué a dudar muy intensamente de mi vocación cuando estuve 5 años en el Seminario Diocesano, cosa que no me llegó a ocurrir más nunca luego de ingresar a la Congregación Salesiana; pues he sido siempre desde entonces sumamente feliz y ahora más que nunca siento el llamado de Dios a servirle como sacerdote. Simplemente comprendo ahora, en el Seminario Diocesano no había encontrado aún el lugar que Dios tenía preparado para mí.


No habla este seminarista de cómo fue su vida de seminario, de como fue su integración con la vida comunitaria, como era su ritmo de oración, etc.; si realmente se dedicó a conocer bien la filosofía, que habla tan mal de ella; y no se dio cuenta de que es la base que le permite a cualquier persona tener una mente abierta y protegida de incurrir luego en fundamentalismos o fanatismos. Se conoce por experiencia que quien no tenga bases filosóficas tiene dificultades de comprensión de los estudios teológicos.
Deja también en duda la vocación al sacerdocio. Pues indica en su testimonio que lo hacía por deseos de su familia y deseos suyos; todo lo contrario de lo que es vocación: 100% deseo y iniciativa de Jesucristo y no de gustos o deseos personales. Dijo primero que fue atraído por el ejemplo de varios sacerdotes. Curioso: porque en su noviciado, que tanto tiempo libre tuvo, no retomo lo que al inicio le llevó al Seminario, porque no conversó con alguno de ellos, ¿será que para ese entonces esos sacerdotes ya habrían muerto? No estamos hablando de hace 60 años atrás, sino de años recientes. ¿No pudo llamarles por teléfono, enviarles un mensaje de texto o escribirles por internet o visitarles en vacaciones para conversar de sus crisis en el seminario?
Cuando yo estaba en Seminario y tenía alguna situación semejante se nos aconsejaba y se nos facilitaba que acudiéramos a algún director espiritual a pedir ayuda. Y también recuerdo casos como el de José Alfredo, de aislamiento en seminaristas, que pronto nos dabamos cuenta que eran un tanto extraños, metidos en su mundo de ideas solitario. Pero este tipo de personas son un riesgo cuando tienen acceso al internet y publican sus enredos mentales y afectivos sin que nadie se los examine primero.
En el noviciado se aislaba, se encerraba, se quedaba solo con sus pesadillas, sus terremotos espirituales, con sus crisis. No hizo mención de buscar ayuda en nadie, simplemente pidió salirse de su Congregación y regresar a su país, San Salvador.
Me sorprende como pretende hablar con tanta propiedad de la Filosofía y la Teología sin ni siquiera haberlas estudiado, ya que ambas se estudian realmente es después del noviciado y no antes.
Esto le marca indefectiblemente una profunda fragilidad y deficiencia para abordar con seguridad y seriedad cualquier tema de fe aun cuando pasara luego 20 años de lectura y reflexión solitaria de la Biblia.
Nótese bien que este ex – seminarista tiene fuerte tendencia al aislamiento y severas dificultades de relacionarse. El mismo lo confiesa: no menciona haber tenido director espiritual en su congregación, cosa en rigor necesaria y urgente para atención de casos semejantes y confiesa aislarse muchas veces en su cuarto a reflexionar solo la Biblia. Peligroso tener alguien asi luego orientando espiritualmente comunidades y personas en concreto.
Sobre los temas bíblicos que José Alfredo aborda y refuta, pude darme cuenta que prácticamente todos tienen respuesta en la GUÍA BÍBLICA para CONOCER, DEFENDER y DIFUNDIR nuestra FE CATÓLICA. Y vuelve a demostrarse otra vez mas que CATÓLICO IGNORANTE FUTURO PROTESTANTE.
Un medico no puede dar clases de medicina ni operar pacientes justo al inicio de su carrera sino luego de haberse graduado y haber recibido su título y registro de parte de las autoridades correspondientes en materia de salud.
Así tampoco un EXPOSITOR de temas en materias de fe no puede dar clases de fe ni  tampoco orientar doctrinalmente al comienzo de su vida, en plenos años de juventud y apenas al inicio de su vida de seminario, sino luego de una exhaustiva preparación y de haber sido acreditado para tal fin.
Con la confianza y la salud espiritual de la gente no se puede andar jugando. Amigo JOSE ALFREDO LIVEANO, recoja su negocio y guárdalo que todavía estas crudo y hablando de los huecos lunares sin haber subido nunca a la luna.
Atte. Padre Héctor Pernía.
A continuación el texto del ex - seminarista......


INTRODUCCION
El propósito de este testimonio NO es resaltar MI PERSONA, ni tampoco criticar un SISTEMA RELIGIOSO sino testificarles de lo que el ESTUDIO y MEDITACIÓN bíblica es capaz de hacer en la vida todo aquel que se expone a ella. Por eso he titulado este testimonio LA LÁMPARA QUE ALUMBRO MIS PASOS; y que definitivamente lo SIGUE haciendo hasta le fecha. Es por eso que el versículo bíblico que quiero tomar como base es el Salmo 119:105.
LÁMPARA ES A MIS PIES TU PALABRA, Y LUMBRERA A MI CAMINO.  Salmo 119:105 
He comprobado que la Palabra de Dios es una LÁMPARA SOBRENATURAL capaz de alumbrar la mente humana, y darle CONVICCIONES que van mas allá de toda lógica. Convicciones que nos IMPULSAN a caminar en OBEDIENCIA a la voluntad de Dios aunque existan toda clase de oposiciones a nuestro alrededor o estructuras religiosas que hayan estado arraigadas. No hay duda que cuando nos exponemos al contenido de la Palabra de Dios mediante el estudio profundo y la meditación en un clima de oración,  se comienza a dar una transición gradual de la oscuridad a la luz; de la ceguera a la vista perfecta. De ahi que he clasificado mi vida en tres etapas:
- La etapa de CEGUERA.
- La etapa de las SOMBRAS.
- La etapa de la LUZ.
ETAPA DE CEGUERA
Desde muy pequeño se me inculcaron doctrinas y  practicas religiosas que estaban en total oposición a lo que la Biblia enseñaba. Obviamente que en esta época no percataba que así era, debido al desconocimiento total que yo tenia de las Sagradas Escrituras. Estas enseñanzas se me inculcaron desde tres fuentes: Mi hogar, el colegio religioso donde estudié y en la parroquia donde asistía. En esa época conocí gente de muy buen corazón, muy dadivosa con los pobres, muy religiosa, muy bien intencionada en sus actitudes morales y éticas.. en fin, buenas y piadosas personas.  Así que todo esto y el ejemplo de algunos sacerdotes entregados radicalmente a Dios, me llevó a ingresar a un seminario. Objetivo: Ser SACERDOTE CATÓLICO.  Yo tenía todo el deseo de servir a Dios y a mi prójimo desde el estilo de vida mas radical. Y fue así que un día 7 de enero de 1985 salí de mi país El Salvador, hacia Guatemala para ingresar a la congregación religiosa en la cual iniciaría mi proceso formativo. Iba con una ilusión enorme, con propósitos firmes y dar todo lo que estuviese de mi parte para culminar mi deseo, que al mismo tiempo eran los deseos de mis familiares.
El proceso de formación sacerdotal estaba organizado de la siguiente manera:
- Tres años de FILOSOFÍA.
- Un año de NOVICIADO.
- Cuatro años de TEOLOGÍA.En los tres años de FILOSOFÍA, el objetivo es conocer toda la historia de la Filosofía, desde sus inicios hasta la época contemporánea, conocer los diferentes puntos de vista de los filósofos de diferentes tendencias; además era un tiempo para estudiar la filosofía de la ciencia, la filosofía de la naturaleza, la filosofía social; también conocer y discutir sobre aspectos relacionados con el CAPITALISMO y el COMUNISMO; agregando también todos estos cuestionamientos que la humanidad se hace ante los enigmas de la vida y los problemas que le circundan. Además la Filosofía, según ellos, era el requisito fundamental para entender la Teología. Sin embargo ahora comprendo que para entender la Teología no se necesita tener ese cúmulo de conocimientos racionales sino la presencia y la acción del Espíritu Santo obrando en la vida del creyente.

El año de NOVICIADO. Este año lo hice en Panamá. Es un año de semi-encierro en el cual nos concentrábamos para meditar mas en nuestra vocación sacerdotal. En este período estudiamos a fondo las Constituciones que rigen a la congregación religiosa a la que pertenecía. Además se estudia a fondo la vida del padre fundador de la congregación, quien fue un obispo español del siglo XVIII. El objetivo de este conocimiento era en constituirnos imitadores de su labor, así como también se nos enseñaba cuan importante era orarle a él para conseguir esos propósitos; es aquí también donde se nos recordó que entre nuestras prácticas religiosas habíamos de rezar tres rosarios diarios a la Virgen Maria; pedir también ayuda por medio de la oración a las personas que ya habían muerto y que se les había canonizado como santos. Es al final de este año que hice mis primeros votos religiosos de OBEDIENCIA,  CASTIDAD y POBREZA. El primer voto implicaba obediencia ciega al obispo o al Padre Superior de la congregación; el segundo voto era el de renunciar al matrimonio; y el tercer voto era renunciar a poseer bienes materiales como propios.

En los cuatro años de TEOLOGÍA, se estudian doctrinas bíblicas REVUELTAS con doctrinas humanas que se han venido elaborando conforme han venido pasando los años; tradiciones humanas que no tienen nada que ver con lo que enseña la Biblia. Además se nos enfatizaba que en la Biblia no estaba toda la verdad, sino que la verdad estaba también en LAS TRADICIONES; y que la única entidad que tiene autorización para interpretar la Biblia, es lo que ellos llaman el Magisterio de la Iglesia. Básicamente lo que se viene a aprender acá es una MEZCLA de doctrinas bíblicas con doctrinas humanas.
Fue dentro de este periodo que se comenzó a dar la segunda etapa: La etapa de sombras.
ETAPA DE SOMBRAS
En medio de estos estudios, se mantenía en mi un hambre inexplicable hacia la Biblia. Que todo ese conocimiento filosófico y humanístico estaba llenando mis conocimientos, pero en ningún momento estaba nutriendo mi espíritu. Fue entonces que vino a mi mente aquel versículo bíblico que dice:
NO SOLO DE PAN VIVE EL HOMBRE; SINO DE TODA PALABRA QUE SALE DE LA BOCA DE DIOS.
Mateo 4:4 
Recuerdo que durante el año de Noviciado sobretodo, como tenía mas tiempo libre, me encerraba en mi habitación o me iba a la capilla para meditar en la Biblia. Comencé no a leerla, sino a meditarla. Yo le oraba al Señor que me satisficiera ese hambre que había en mi. Me encerraba horas enteras a meditarla, los versículos que me llamaban la atención los subrayaba, y en base a ellos me ponía a orar. Llegué a comprender qué significa recibir a Jesucristo como SEÑOR y SALVADOR de mi vida. Todo esto produjo en mi una satisfacción interna que no puedo explicar...
Sin embargo, aunque parezca paradójico, esta meditación bíblica produjo serias CRISIS en mi vida religiosa.  Yo sentía que todos aquellos fundamentos que desde pequeño se me habían inculcado, ahora se estaban desmoronando. Un terremoto interior se estaba produciendo en mi. Al mismo tiempo que me satisfacía en el conocimiento bíblico, yo no quería creer en ellos, pues me sentía un traidor. Sentía que estaba traicionando a Dios, a mi familia, a mi persona, a mis convicciones, a mi religión. -"..No, no puede ser..." me decía yo. "Tiene que haber alguna manera de AMOLDAR estas enseñanzas bíblicas con lo que se me enseña acá en el seminario..."  Pero no. Todo resultó en vano. Cada vez me iba percatando cuán distantes estaban muchas enseñanzas doctrinales bíblicas con la enseñanza recibida en este sistema religioso.
Todo esto me llevó a crisis enormes. Por ejemplo llegué a DUDAR de todas las religiones, pues todas dicen tener la VERDAD y todas las defienden con sus argumentos y doctrinas. Sin embargo tenía terror de dejar la religión que me había visto nacer y me educó con sus enseñanzas. Un temor profundo a condenarme me comenzó a invadir.  En la medida que avanzaba en mis estudios sacerdotales me sentía en un valle de SOMBRAS, en donde la verdad se estaba mezclando con el error, la luz con la oscuridad, etapa en la que veía aún todo distorsionado.
La crisis fue en aumento cada día. Recuerdo que me despertaba con pesadillas nocturnas, dando gritos. Emocionalmente me sentía con un complejo de culpa terrible y vacíos inexplicables. No había razón para seguir en ese lugar. Me estaba enfermando. Todo esto hizo que entrara en un estado de nervios tal, que pedí salir de la Congregación. Me sentía como Pablo, que quedó ciego cuando tuvo el encuentro con la luz.
Cuando regreso a mi país, comienzo a entrar en un estado de indiferencia a las cosas de Dios. Incluso llegando a dudar de su existencia; pero por si acaso -decía- yo seguiré bajo la cobertura de la religión. Sin embargo el hambre inexplicable que había en mi hacia la Biblia, continuaba latente. No puedo explicarles como, pero allí seguía. Fue así que durante dos años me metí de lleno a su estudio y meditación constante.
ETAPA DE LA LUZ
Las sombras poco a poco se fueron diluyendo y dando paso a la LUZ. Puedo decirles que la meditación constante de la Biblia fue un switch que alumbró esas penumbras. Entre los temas que me fueron aclarados puedo citarles algunos. Por ejemplo:
Llegue a la convicción que no es necesaria la intercesión de la Virgen Maria ni de personas buenas que han muerto. En la Biblia, en ningún momento se encuentra tal práctica ni enseñanza. El único que posee los atributos de OMNIPOTENCIA, OMNIPRESENCIA y OMNISCIENCIA es Dios. Nadie en esta tierra por muy santo o santa que haya sido puede adjudicarse atributos divinos. Me tomé la tarea de buscar en la Biblia, si los apóstoles en sus cartas recomendaban tal práctica y me encontré que no fue así. Además el mismo Señor Jesús dice en su Palabra que él es el ÚNICO CAMINO, que no hay otro (ver Juan 14:6). También en Hechos 4:12 dice claramente que no hay otro nombre dado a los hombres por quien nos salvemos; y en 1 Timoteo 2:5 aún nos dice muy claro que hay un solo mediador entre Dios y los hombres: Jesucristo. A lo largo y ancho de toda la Biblia NO SE ENSEÑA que hemos de orar a alguien diferente de Dios.
Llegué a la convicción que el sacrificio de la misa, no tiene razón de ser. Cuando yo  medité en Hebreos, desde el capitulo 7 hasta el capitulo 10, me pude percatar de ello. Los sacrificios eran aplicables en el Antiguo Testamento, pero cuando vino Jesús se ofreció en un ÚNICO SACRIFICIO para pagar por los pecados de la humanidad. No en vano en el Nuevo Testamento se enseña clara y constantemente que Jesucristo es el CORDERO de Dios que vino a quitar el pecado del mundo por medio de un único e irrepetible sacrificio.
Llegué a la convicción que el Sacerdocio tampoco ya no aplica. Como consecuencia de lo anterior, los sacerdotes como ministros ya no son necesarios, porque Jesucristo es nuestro gran SUMO SACERDOTE. Estas enseñanzas también las encontré desde el capitulo 7 al capitulo 10 del libro de los Hebreos. Creo que está mas claro que el agua. Además, si vemos en Efesios 4: 11-12, allí se menciona claramente cuales son los diversos ministerios que existen en la Iglesia del Señor Jesús. ¿Acaso dice sacerdotes? Ahora TODOS LOS CREYENTES somos sacerdotes porque TENEMOS LIBRE ACCESO a Dios por medio de Jesucristo. Ya no necesitamos mediadores humanos que nos hagan llegar a Dios por que en Cristo tenemos nuestro único Sumo Sacerdote.
Llegué a la convicción de que se llega a ser HIJO de Dios NO cuando se pertenece a una religión o se   practica algún rito. Se llega a ser hijo de Dios cuando se recibe y se cree en Jesucristo como Señor y Salvador. Ver por ejemplo Juan 1:12. Es que la Palabra de Dios es tan clara, que de tan clara que es muchos se niegan a creer en su contenido.
Entendí también que el Bautismo para los infantes no es valido. El mismo Señor Jesús enseña con claridad en Marcos 16:16 que antes de bautizarse es necesario CREER primero. No al revés como lo enseña la religión tradicional. Es imposible que un bebe tenga la facultad de creer o arrepentirse de sus pecados. En la Biblia jamás se enseña que para bautizarse hay que establecer padrinos de bautizo, esto es una enseñanza humana. Definitivamente que para bautizarse hay que creer primero.
Algo más. Comprendí que la Religión tradicional NO ES "el único medio para salvarse" (ver Romanos 10:8-10). No es por que yo pertenezca a una religión que me voy a salvar, sino por haber creído en Jesucristo.
EN RESUMEN...
Entendí que no se trata de estar en "la RELIGIÓN VERDADERA", sino formar parte de un pueblo que tenga la Biblia como su única REGLA INFALIBLE de fe y conducta.
Un pueblo... Que crea en la doctrina de TRINIDAD. Es decir que crea que el Padre, el Hijo y El Espíritu Santo es Dios. Que crea que Jesús es Dios hecho hombre y por lo tanto Señor de todo cuanto hay y existe. Que crea que solamente EL, por ser Dios, tiene los atributos que solamente le corresponden a la divinidad. Es la que cree que Jesús, por ser Dios, tiene poder sobre la muerte, capaz de dar la vida eterna. Cualquier otra agrupación que conceda a otras personas vivas o muertas darles atributos divinos, no puede considerarse una denominación cristiana; así como también de negar la divinidad del Espíritu Santo, no se puede considerar como tal. Que crea en el mensaje del Evangelio como la ÚNICA condición para ser salvo. Es decir que crea que la Salvación es por GRACIA POR MEDIO DE LA FE en la OBRA que Cristo hizo en la cruz.  Que no hay que pagar nada por adquirirla, porque Cristo mismo ya pagó con su sangre en la cruz.
Un pueblo... Que crea que Jesús es el único mediador entre Dios y los hombres. Que no se requiere de otras personas, por muy buenas o santas que hayan sido para obtener la salvación.
Un pueblo... Que crea que las BUENAS OBRAS son resultado de la FE en Cristo y no la condición para obtener esa fe. Un pueblo que cree que el Espíritu Santo es quien capacita para pensar, sentir y actuar como Cristo lo haría; que es quien CAPACITA para andar en buenas obras.
Un pueblo... Que cree que los favores de Dios no se compran ni con sacrificios, ni con indulgencias de ninguna naturaleza, ni por desangrarme las rodillas en una peregrinación. Cristo ya pago el precio con su sacrificio en la Cruz.
RESULTADOS ACTUALES
Entre los resultados actuales que he llegado a adquirir está:
- La Convicción sobrenatural del contenido bíblico. Romanos 10:17
- El Conocimiento de la VERDAD. La verdad no está en una religión, está en Cristo. Juan 8:32
- La experiencia de un Dios REAL y PERSONAL.  Job 42:5
- El llamado a cumplir con una misión. Mt 28:19-20.
- Consagración; es decir ponerme a sus ordenes. Isaías 6:8.
CONCLUSIÓN
El llamado desde mi experiencia, es que tenga usted siempre la Palabra de Dios como su LÁMPARA. Por eso estúdiela y medítela. Es estudiando la Palabra de Dios como llegará a tener convicción de...
- Lo que Dios ES.
- Lo que Dios ha HECHO.
- Lo que Dios ha DICHO

2 comentarios:

  1. Al leer semejante testimonio de Jose Alfredo Liveano, siento estar escuchando a los protestantes en carne propia, a mi parecer, esta persona parece mas bien un protestante disfrazado de seminarista, dando un falso testimonio para atraer incautos a su reba#o! y otra cosa que demuestra muy bien es "no saber en lo absoluto interpretar la Palabra de Dios".
    Jose Alfredo: "Ahora si es verdad que estas en completa ceguera".

    ResponderEliminar
  2. PIENSO LO MISMO QUE COMENTA ROSSMIRG, ES UN LOBO VESTIDO DE MANSA OVEJA, PERO, TAMBIÉN PIENSO QUE ES UNA PERSONA DESQUICIADA, COMO TANTAS OTRAS QUE HAN LEVANTADO DISTINTAS DENOMINACIONES RELIGIOSAS COMO LOS TESTIGOS DE JEHOVA, LOS MORMONES, ENTRE OTROS CADA UNO SEGÚN SUS ORÍGENES CON MUCHO MAS ERRORES DE FÉ

    ResponderEliminar